martes, 11 de noviembre de 2008

46.000 euros por la vida de una persona, 26.000 por un cajero automático

La Audiencia de Barcelona ha condenado a los dos mayores de edad (el menor ya fue condenado) que quemaron viva a una indigente en una sucursal bancaria de la capital catalana a 17 años de cárcel, 16 por asesinato con alevosía y uno por daños en el cajero automático. La sentencia establece una indemnización de 46.000 euros para la familia de la víctima y de 26.179 para La Caixa por los daños en el cajero. Menos mal que no fueron dos cajeros, porque su valor superaría para el tribunal el de la vida de la indigente. Aunque a lo mejor han pensado los jueces que no merece más indemnización la familia de una mujer que, teniendo parientes, no tenía donde dormir.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Escribe aquí tu comentario